19th Ave New York, NY 95822, USA
¡Llámanos! (81) 1097 0000

4 maneras de vivir con un presupuesto personal

4 maneras de vivir con un presupuesto personal

Presupuesto personal

Aquí te decimos las cuatro formas más simples de vivir con un presupuesto si no sabes por dónde empezar. 

La mayoría de las personas no tienen un presupuesto personal. La mayoría de las veces esto sucede porque simplemente no saben establecer límites y ven un presupuesto como una medida restrictiva, cuando una verdadera persona frugal sabe que un plan para sus gastos puede ser más bien liberador. Ver 7 Hábitos de la gente altamente frugal

Otra de las razones por las que muchos no crean un presupuesto se debe a que no promovemos lo suficiente su importancia en nuestra sociedad. La educación financiera, en la cual la limitación del gasto es un componente clave, no es un tema en el que nos centramos para ayudar a la gente, lo cual da lugar a que muchas personas desconozcan o subestimen la conexión entre el gasto, el ahorro y la creación de riqueza a largo plazo.

Dicho esto, si no sabes cómo vivir dentro de un presupuesto la clave es conocerte a ti mismo y recordar que debes ser flexible. Más allá de los conceptos básicos de la elaboración de presupuesto, el seguimiento de los gastos y lo que ganas cada mes, aquí están las cuatro formas más simples de vivir con un presupuesto cuando no sabes ni por dónde empezar.

Separar las necesidades de los deseos

La primera cosa que hay que hacer cuando se establece un plan financiero es separar las necesidades de los deseos. Las necesidades esenciales de una persona son los pilares fundamentales de un presupuesto: alimentos, refugio, ropa, servicios básicos y transporte. Cualquier cosa más allá de esos elementos no es realmente una necesidad si lo piensas. Algunas cosas podrían ser más apremiantes, pero al final se reducen a comodidades o deseos. No es que sea malo gastar dinero en cosas que deseas, sino que deben ser planificadas según tu situación financiera global.

Comparar precios

Una vez que comiences a identificar esas necesidades, tendrás que empezar a mirar tus gastos fijos frente a tus gastos variables. Lo más probable es que haya oportunidad de ahorrar en ambos, aunque en la formación de tu presupuesto personal tendrás que dar cuenta de cada uno y asegurarte de que están debidamente justificados.

Esto presentará una oportunidad para comparar precios. Quieres asegurarte de que estás recibiendo el mejor valor por el dinero que pagas. Comparar precios te ayudará a confirmar que no estés pagando de más en lo que no tengas que hacerlo.

A medida que descubres los casos en que estás pagando una tasa más alta para un producto o servicio, puedes tomar la decisión de buscar otras opciones, moverte a un proveedor más barato o negociar con tu proveedor actual para conseguir una mejor tarifa.

Ver 10 Ideas para reducir gastos mensuales de tu presupuesto

Establecer una meta

Un presupuesto funciona mejor cuando se centra en un objetivo. La meta realmente no importa; puede ser pagar las deudas, la jubilación anticipada o comprar una casa. Para establecer un objetivo al elaborar un presupuesto debes hacerte algunas preguntas: ¿Qué quiero lograr? ¿Cuándo quiero lograrlo? ¿Cuál es mi dinero extra? ¿Por qué estoy realmente tratando de ahorrar dinero?

Las respuestas a estas preguntas te ayudarán a optimizar tu enfoque e identificar tus objetivos. Una vez que tengas ese objetivo en mente se puede utilizar para conducir todo tu presupuesto en la dirección del éxito. Ver más: Cómo establecer los objetivos de tu presupuesto personal

Obligarte a gastar menos

Si la elaboración de presupuesto formal te asusta, se puede lograr mucho a través de un simple truco: obligarte a gastar menos dinero. Puedes comprometerte a no gastar un cierto porcentaje de tus ingresos, como “voy a ahorrar el 20% de mis ingresos cada mes”, o hacer un compromiso para encontrar las alternativas más baratas cuando necesitas comprar algo.

Este sencillo truco te ayudará a vivir con lo básico de un presupuesto sin el haber empezado uno. Parte de esto puede incluir pagarte a ti mismo primero o la automatización de los ahorros, pero todo está orientado a gastar menos dinero, no más.

Si aún te rehúsas a elaborar un presupuesto porque te parece muy difícil o trabajoso, quizás es porque no has encontrado uno que realmente te funcione. Conoce un método fácil para la elaboración de un presupuesto que podría funcionarte.

Vivir dentro de un presupuesto personal puede ser un desafío para muchos. Si todo esto suena difícil, en realidad no lo es. Se requiere disciplina y tiempo, pero sólo con un poco de esfuerzo se puede vivir una vida disciplinada económicamente y hacer que tu dinero trabaje para ti.

¡Ahora puedes descargar gratis! Guía para hacer un buen presupuesto

[wp_show_posts id=”29246″]
¡COMPARTE CON TUS AMIGOS!

Noticias relacionadas

× ¿Te gustaría más información por whatsapp?