19th Ave New York, NY 95822, USA
¡Llámanos! (81) 1097 0000

Cómo cambiar los malos hábitos financieros con una actitud positiva

Cómo cambiar los malos hábitos financieros con una actitud positiva

malos habitos financieros

Científicos han descubierto el origen de nuestros malos hábitos financieros. Esto es lo que debes hacer para transformarlos.

Si alguna vez has hecho la promesa de cambiar tus hábitos de consumo sólo para romperla una y otra vez, no eres el único. Después de todo, todas las mañanas camino al trabajo pasas por la vitrina de tu cafetería favorita; tu correo electrónico está lleno de ofertas especiales de tus tiendas favoritas y tu próximo viaje está sólo a un clic de distancia. ¿Es tentador gastar verdad?

Si te resulta difícil cambiar tu actitud sobre el gasto, te podría interesar lo que los científicos están descubriendo sobre los hábitos financieros y por qué son tan difíciles de cambiar. Es posible transformar tus malos hábitos financieros en una actitud positiva sobre el ahorro, vivir frugalmente y la creación de riqueza a largo plazo.

Ver 7 hábitos de la gente altamente frugal

La hormona del placer

Según investigaciones realizadas por el Instituto Nacional de Abuso de Drogas NIDA (por sus siglas en inglés), los seres humanos tienen una hormona neurotransmisora en el cerebro llamada dopamina que se activa con el placer. Cuando esta hormona se activa, transmite señales de célula a célula y crea vías para las adicciones a los estímulos agradables, tales como alimentos, cigarrillos, alcohol, sexo y las compras.

Cuando hacemos algo que nos da satisfacción, como comprar el último teléfono inteligente o ropa de moda, nuestro cerebro recibe una oleada de dopamina, ésta produce un químico que se mueve a la zona del cerebro donde se crean y almacenan los recuerdos, haciendo que asociemos positivamente el gasto con el placer.

Sin embargo la dopamina no se detiene allí, también controla nuestras funciones de toma de decisiones y de motivación. Por ejemplo, cuando pasas por esa cafetería el cerebro libera dopamina, que causa el deseo de pararte a tomar una taza de café. Esta es la forma en que nuestro cerebro nos lleva a seguir un comportamiento que resulta en una recompensa. Este es un ejemplo de cómo empiezan nuestros hábitos de consumo y por qué nos siguen empujando a gastar dinero en artículos que no necesitamos, sino que simplemente queremos porque nos hacen felices.

Cambiando los malos hábitos

Aunque estos hábitos son difíciles de romper, la buena noticia es que se pueden cambiar si entendemos cómo se reconfigura lo que provoca el aumento de la dopamina. Al hacerlo, puedes resistir la gratificación instantánea de comprarte esos zapatos por el deseo de una recompensa futura a largo plazo como la construcción de ahorro para el retiro.

En el estudio, los especialistas aseguran que tarda alrededor de tres semanas cambiar una actitud “sofá-patata” en una actitud “amo-el-ejercicio”. Cada vez que el adicto a la televisión decide ejercitarse en lugar de ver la tele, la mentalidad de creer que ver su programa favorito es más divertido que ir a dar un paseo, se vuelve más débil. Durante unas pocas semanas de ejercicio constante, el aumento de la dopamina le dice al cerebro que el ejercicio se siente bien.

Lo mismo sucede con los hábitos financieros. Cada vez que optas por ahorrar dinero para una recompensa futura, tal como un pago inicial de una casa o enviar un hijo a la universidad, el cerebro aprende que el ahorro es bueno.

Para reemplazar los malos hábitos con buenos hábitos financieros, sigue estos pasos:

  1. Haz una lista. Para empezar a transformar los malos hábitos hay que reconocer lo que necesita ser cambiado, y para eso hay que ser honesto consigo mismo. ¿Qué es lo que compras habitualmente que no es necesario? Revisa tu tarjeta de crédito y estados de cuenta destacando lo que no es esencial, y luego crea una lista específica de las cosas que dejarás de comprar.
  1. Evita situaciones que te hacen gastar. Si sueles gastar demasiado los fines de semana con algunos amigos, empieza a salir con otras personas que sean de apoyo a un estilo de vida más frugal, o reduce las salidas de los fines de semana. Si estás tentado a parar en la cafetería cada mañana en el camino al trabajo, encuentra una ruta diferente. Si puedes evitar situaciones que crean malos hábitos financieros, puedes ganar más fuerza de voluntad y comenzar su sustitución por nuevos hábitos saludables.

Ver más: 50 hábitos financieros que todo el mundo debería seguir

  1. Reemplazar los malos hábitos con nuevos hábitos constructivos. Si eres un ávido lector y uno de tus vicios es la compra de libros no tienes por qué dejar de leer, pero sí comenzar a usar la biblioteca pública o descargar ebooks gratuitos en lugar de comprar libros que terminan llevando polvo en el armario.
  1. Establecer un sistema de recompensas. Para animar tus nuevos hábitos es bueno recompensarte por alcanzar metas específicas. Es posible disfrutar una cena en tu restaurante favorito una vez que has alcanzado un determinado objetivo de ahorro, o una vez que has pagado tu deuda de tarjeta de crédito.
  1. Usa un recordatorio visual. Mantén una pequeña imagen que represente tu objetivo a largo plazo en tu cartera, en el espejo o en el refrigerador. Esto ayudará a tu cerebro a mantenerse motivado y enfocado en tus metas.

Ver: Claves para alcanzar tus metas de ahorro

Si tropiezas de vez en cuando debes ser paciente, mantener una actitud positiva y nunca pensar demasiado en tus errores. Es difícil cambiar los malos hábitos financieros, pero si eres consciente sobre el dolor que está creando un gasto excesivo en tu vida, la dificultad de aprender será menor y la recompensa será grande.

¡Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos en tus redes sociales!

[wp_show_posts id=”29246″]
¡COMPARTE CON TUS AMIGOS!

Noticias relacionadas

× ¿Te gustaría más información por whatsapp?