19th Ave New York, NY 95822, USA
¡Llámanos! (81) 1097 0000

DESCUBRE CÓMO PONER EN ORDEN TUS FINANZAS PERSONALES DESDE LA UNIVERSIDAD

DESCUBRE CÓMO PONER EN ORDEN TUS FINANZAS PERSONALES DESDE LA UNIVERSIDAD

Para la mayoría de los profesionales, la etapa universitaria suele ser una época económicamente difícil debido a los pocos ingresos y los múltiples gastos. Sin embargo, es un excelente momento para arrancar el camino de la planificación de tus finanzas y sirve de preparación para futuras responsabilidades.

 

 

La formación profesional requiere del desarrollo de habilidades no sólo para la carrera que estás estudiando, sino también para la vida en general. Y uno de esos campos particulares es el manejo del dinero y comprender el funcionamiento de un presupuesto, el ahorro, una deuda; así como el “apretarse el cinturón” o buscar las formas alternativas para obtener más ingresos.

En este punto descubrimos las finanzas personales, que abarcan todo lo que tiene que ver con tu dinero, es el equilibrio entre lo que ganas y lo que gastas. Cuando eres estudiante surgen muchos gastos, si no te organizas puedes perder el control y la posibilidad de lograr tus metas.

Ante esta realidad, lo importante es obtener información para educarse financieramente. Comenzar desde la universidad es la mejor decisión, a continuación te decimos por qué.

 

  • Haz una lista de tus ingresos. Si recibes ayuda económica de tus papás, anota cuánto dinero recibes cada semana o al mes y suma otros ingresos fijos que tengas. En este punto te recomendamos obtener un trabajo de medio tiempo relacionado con tu profesión, que te permita ganar experiencia y tener otros ingresos. Si ya estás trabajando anota cuánto ganas al mes y suma cualquier ingreso fijo adicional.

 

  • Calcula tus gastos fijos. Existen gastos que no puedes evadir, están programados y son periódicos, como la inscripción y cuotas, los gastos de transportación, los libros y materiales; entre otros. Si vives solo o apoyas económicamente a tu familia, tienes que considerar gastos como la renta, pago de servicios y comida. Incluye todos aquellos gastos que siempre haces.

 

  • Anota tus deudas. Si tienes deudas, es necesario decidir cuáles deberás pagar primero y cuáles te permiten pagar poco a poco con un plan de financiamiento que no tenga intereses o que sean muy bajos. Recuerda que para empezar un ahorro, lo más sano es liquidar las deudas primero.

 

  • Elabora un presupuesto. Ya conoces tus ingresos, egresos y deudas, es momento de hacer un presupuesto. Puedes prever los egresos fijos de mayor peso como el pago de la mensualidad o la compra de libros. Tenerlo por escrito te permite fijarte metas y tenerlos en cuenta para distribuirlos. No te desanimes si el resultado no es muy alentador o si tienes pocas cosas que presupuestar, este hábito te dará la base para el manejo de tus finanzas el resto de tu vida.

 

  • Establece prioridades. Seguramente en el presupuesto verás que los gastos pueden exceder a los ingresos. Ante esa situación hay dos opciones: recortar gastos o incrementar las entradas de dinero. La primera requiere definir prioridades. En la segunda opción, dependerá de tu caso. Si eres soltero y el horario de clases te lo permite puedes optar por un trabajo de medio tiempo o casero.

 

  • Obtén dinero. Siendo universitario las fuentes de ingreso pueden ser un poco más limitadas, pero no imposibles. Dentro de la misma universidad, considera las oportunidades para ser monitor o ayudante de investigación, que te representen auxilios económicos mensuales. Entre las opciones de ser mesero, ayudante o trabajar en un call center, también puedes buscar la forma de aprovechar las habilidades que ya tengas en tu carrera, busca opciones para irte encaminando en tu campo así sea en un cargo pequeño.

 

  • Busca las mejores ofertas para comer. Seguro en la universidad te volviste especialista en encontrar lugares baratos para comer, así como locales de descuento para estudiantes. Si quieres ahorrar dinero ésta es una buena forma de comenzar. Además, siempre es recomendable conservar las credenciales de ex estudiante para conseguir descuentos en museos y espectáculos, entre otros servicios.

 

  • Compra cosas que sean útiles de verdad. Al comenzar la vida universitaria es normal sentir que se tienen que comprar todos los libros que contiene la bibliografía, por lo que al culminar el segundo año cuentas  con una alta torre de textos casi sin usar. Considerando que otro estudiante puede necesitarlo, lo mejor es venderlos a un costo menor. Una recomendación para no olvidar es: antes de comprar cualquier objetivo analiza qué tanta utilidad tendrá en el largo plazo.

 

Como has podido ver comenzar a tener control de las finanzas personales, es fundamental para la salud de tu bolsillo el resto de tu vida. Comienza por ordenar tus cuentas y aplicar los consejos para administrar correctamente tu dinero.

A partir de este orden, irás dándole forma a tu personalidad financiera, que si la encaminas correctamente, la puedes aprovechar para llevar adelante un emprendimiento. En Respaldo Financiero te podemos apoyar con alguno de nuestros préstamos. ¡Pregúntanos cómo!

[wp_show_posts id=”29246″]
¡COMPARTE CON TUS AMIGOS!

Noticias relacionadas

× ¿Te gustaría más información por whatsapp?