19th Ave New York, NY 95822, USA
¡Llámanos! (81) 8375 6194

El pesimismo: el peor enemigo de un emprendedor

El pesimismo: el peor enemigo de un emprendedor

Cuando las cosas nos salen mal, tendemos a mirar el lado oscuro y negativo de lo que sucedió, aquello que no funcionó y todo lo que puedo haber sido de otra manera.

pesimismo,negatividad,emprendedor,influencia,mala,proyectos,planes,empredimiento,mentalidad,

Realmente, en todos los aspectos de la vida de una persona, el pesimismo puede ser una amenaza grave para el bienestar de la misma.

Ahora, cuando hablamos de emprender, la negatividad se vuelve un obstáculo todavía más grande que frente a otras cuestiones, pues iniciar con un nuevo proyecto no es nada sencillo. Se necesita mucha fuerza de voluntad y energía para llevar a cabo algo que implica un reto diferente e inédito para uno mismo.

Si alguna vez te has encontrado en alguna situación donde el pesimismo puso freno a tus planes y aspiraciones, sabrás la frustración e impotencia que implica el creer que algo simplemente “no se puede hacer”. 

Hoy queremos dejarte algo muy en claro: de que se puede, se puede (por lo menos, la mayoría de las veces es así). 

Lo que sucede con la negatividad, es que nos ciega el panorama a todo lo que es bueno. Por ejemplo: si a un vaso lleno de agua limpia le añades una gota de agua sucia, toda el agua habrá dejado de ser completamente pura. De la misma manera, cuando algo malo sucede, pareciera que todo lo bueno pierde importancia, porque se ha arruinado por culpa de un solo incidente negativo.

La buena noticia es que tanto las personas como nuestros proyectos, a diferencia de un vaso de agua, no somos mezclas homogéneas. Por ello, si algo sale mal, debes de tener en cuenta que todas las cosas que han salido bien son ganancia, y que puedes separarlas de aquello que no resultó como esperabas.

Emprender un proyecto personal o laboral puede ser bastante complejo, pues la mayoría de las ocasiones implicará dar un salto fuera de nuestra zona de confort. Al hacer esto, nos alejamos de aquellas acciones y habilidades que dominamos, para intentar cosas nuevas y desarrollar capacidades distintas. Por esta razón, puede ocurrir que hagamos mal ciertos pasos del procedimiento. Sin embargo, eso no quiere decir que no podamos volver a intentarlo una y otra vez.

Es así, como la mayor ventaja de un ser humano se convierte en el mayor reto de un emprendedor: la capacidad de intentar, fracasar, aprender, ponerse de pie, e intentarlo de nuevo. Para abatir al pesimismo, debes de tener esto muy presente.

Dos de los mejores consejos que te podemos dar, son:

  1. La práctica hace al maestro, y el que persevera alcanza.
  1. No tengas miedo de buscar ayuda; de escoger un compañero dividir el trabajo.

Nunca dudes de tus capacidades. Si no son lo suficientemente fuertes, practica y desarróllalas para seguir creciendo y mejorando. Si nunca has tenido las capacidades o herramientas necesarias para sacar adelante tu proyecto, trabaja duro para adquirirlas, o consigue un socio que lo haga. Enfócate en lo que sabes hacer, y no olvides que dos cabezas piensan mejor que una, y que más manos trabajarán con mayor agilidad que sólo un par de ellas.

Y, finalmente, no te dejes vencer por el rechazo. Si te dicen que “no” una vez, vuelve a intentarlo. Si te dicen que “no” mil veces más, sigue haciendo un esfuerzo por mejorar, por probar nuevas alternativas y seguir distintos caminos. Toca un millón de puertas si es necesario.

Recuerda que los mayores emprendedores de la historia tuvieron que soportar un incontable número de críticas, comentarios desalentadores y rechazos por parte de los “profesionales” para lograr sus objetivos y llegar a la cima de sus aspiraciones.

Así que nunca te des por vencido, no permitas que el pesimismo arruine tus planes. Recuerda que nadie es perfecto y que siempre se puede mejorar, e intentar de nuevo.

[wp_show_posts id=”29246″]
¡COMPARTE CON TUS AMIGOS!

Noticias relacionadas

× Whatsapp Sucursal en Monterrey, Mx