19th Ave New York, NY 95822, USA
¡Llámanos! (81) 1097 0000

Separa tus finanzas personales y las de tu negocio ¡mantén las cuentas claras!

Separa tus finanzas personales y las de tu negocio ¡mantén las cuentas claras!

 

Un error muy común que cometen las personas que tienen su propio emprendimiento y una de las razonas por las que fracasan, es mezclar las finanzas de su negocio con las personales, esto es muy común y se puede llegar a convertir en una muy mala rutina que afecta negativamente toda la administración. Por ello, debes separar tus finanzas personales y las de tu negocio.

Para comenzar, debes entender que las finanzas personales son aquellas que involucran a un individuo o familia, mientras que las finanzas de un negocio incluyen la gestión de los recursos económicos de una entidad jurídica.

 

Actuando contra el problema

Para evitar que el negocio sea el que financie las necesidades personales o viceversa, debes comenzar por crear cuentas bancarias por separado, desligando físicamente el dinero.

Por otro lado, si bien es cierto que eres el dueño del negocio, es importante que te asignes un rol específico dentro de la estructura organizacional y percibas un sueldo por ello, para evitar tomar dinero sin ningún control. Ten presente que no es recomendable que gastes más de lo que te ingresa en el mes por los servicios o ventas que ofreces.

Al igual que las cuentas, también lleva presupuestos por separado, esto te va a permitir planificar anualmente los gastos de la empresa y los del hogar. Contrata a un experto contable que te ayude a llevar un correcto registro de gastos y manejo de las finanzas de tu negocio.

Además, cuida que tu emprendimiento no dependa de tu bienes personales, por ello no debes utilizar la tarjeta de crédito personal para financiar el negocio, es mejor tener una tarjeta específica para las actividades empresariales.

 

¿Qué conseguirás?

Luego de asumir que tus finanzas personales y las de tu negocio deben llevarse por separado, trabaja en función de lograr:

1. Claridad en los números de tu negocio. Si no conoces claramente cuánto dinero ingresa y cuánto egresa tu empresa, te resultará imposible tanto la gestión profesional, como la planificación del crecimiento y la optimización de costos.

2. Orden en tus finanzas personales. Considerando que pocas cosas destruyen tanto el espíritu de un emprendedor como los problemas de dinero, el orden en tus finanzas personales garantizarán que no te afecte esta situación.

3. Facilidad en el pago de impuestos. Los ingresos de distintas fuentes tienen distintas condiciones arancelarias y en muchos lugares existen ciertos beneficios fiscales para pequeños negocios en crecimiento. Sólo podrás aprovechar algunos de estos beneficios si mantienes tus cuentas separadas.

 

Luego de establecer las estrategias para separar ambas finanzas, podrás detectar fallas organizacionales, identificar fugas de dinero y hasta diversificar el negocio; y por supuesto, no gastar más de tus ingresos.

Si estás buscando capital para emprender esa idea de negocio que tienes en mente, en Respaldo Financiero te ofrecemos préstamos con garantía. ¡Contáctanos y te asesoraremos!

[wp_show_posts id=”29246″]
¡COMPARTE CON TUS AMIGOS!

Noticias relacionadas