19th Ave New York, NY 95822, USA
¡Llámanos! (81) 8375 6194

¿Te mudas solo? Aprende cómo administrar tu dinero

¿Te mudas solo? Aprende cómo administrar tu dinero

Vivir solo por primera vez es dar un gran paso hacia la vida adulta. No importa a qué edad tomes esta decisión – nunca es fácil. Tiene sus pros y sus contras. Algunas de las ventajas de vivir solo es que ya no tienes que rendirle cuentas a nadie, y puedes utilizar el espacio como tú quieras; así como el tiempo que pasas en él.

Otro de los aspectos más difíciles de vivir solo por primera vez es aprender a administrar tu dinero correctamente, y, sobre todo, resistirse a no malgastarlo.

Para ti que estás a punto de dar inicio a esta nueva etapa en tu vida, tenemos algunos consejos que te podrían ser útiles para aprender a elaborar un presupuesto cuando vives solo y no morir en el intento.

 

Da prioridad a lo indispensable

El primer paso puede ser el más complicado: no dejarse llevar por aquellos gastos que no son estrictamente necesarios.

Lo primordial es que destines tu dinero a las cosas más indispensables, tales como: el pago de la renta y los servicios básicos del hogar, la alimentación, el transporte y tu salud. Haz esto de manera que tus ingresos puedan cubrir en su totalidad cada uno de estos aspectos. Si te falta dinero, intenta contratar servicios más económicos, busca rentas más bajas o consume alimentos más baratos.

Si, por el contrario, te sobra dinero; no lo gastes inmediatamente. Es mejor que lo ahorres o lo inviertas.

 

Di adiós a lo que no aporta nada positivo

Vicios como el cigarro, el alcohol, la comida chatarra o las apuestas. Pueden ser difíciles de dejar (por eso son llamados vicios), pero en el momento que te des cuenta el impacto negativo que tienen sobre tu salud y tu estabilidad financiera, será más fácil que decidas renunciar a ello.

Asimismo, los gastos inútiles tienen que desaparecer de tu vida. Por ejemplo, las suscripciones a sitios web que no recordabas o no sabías que tenías. Elimina todos estos gastos de tu presupuesto.

 

No restes a lo importante, no sumes a lo insignificante

No pienses que, porque te falta dinero para salir con tu pareja, es buena idea tomar una parte del dinero que tenías destinado para el pago de la renta o de los servicios básicos.

Tampoco creas que si no vas a cenar a ese restaurante costoso con tus amigos no podrás pasarla bien el fin de semana y que será el fin del mundo. Porque no es así.

No le restes a tus prioridades la importancia que ameritan. Es decir, no gastes el dinero de tus pagos primordiales en asuntos o cosas que no sean urgentes ni indispensables para tu bienestar físico, financiero y emocional. En pocas palabras: respeta tu presupuesto.

 

Aprende a decir que “no”

No es necesario que vayas a esa fiesta, cena o salida. No tienes que renunciar a tu vida social, pero tienes derecho a rechazar ciertos eventos que no te llenan, o que simplemente se salen considerablemente de tu presupuesto.

También tienes la facultad de proponer ideas diferentes que impliquen gastos menores o nulos y que no impidan que tú y tus seres queridos pasen un momento agradable.

 

Aprende a decir que “sí”

Si te ofrecen ayuda para trabajar cuando se te está acabando el tiempo, di que sí. Cuando tus padres te quieren dar un poco de dinero para que puedas pagar la renta de este mes, di que sí. Si un amigo te quiere regalar un par de playeras nuevas, di que sí.

Aprende a decir que sí cuando la ayuda proviene de una fuente desinteresada que sólo hace las cosas porque quiere que estés bien o que estés mejor.

Hay ciertas cosas a las que vale la pena decir que sí, pero tienes que aprender a distinguirlas. Para ello, podría ayudarte reflexionar: “¿esto aporta algo positivo a mi presupuesto?”.

 

Comienza a ahorrar

Ahorra cuando tengas la posibilidad de hacerlo, y crea un colchón financiero para aquellos gastos urgentes e imprevistos para que tu salud financiera no sufra estragos mayores.

Así tu presupuesto quedará intacto, junto con tu estabilidad económica.

 

No te comprometas

En otras palabras, no te endeudes. Cuando compras hasta el punto de gastar más de lo que ganas, te estás comprometiendo a generar el dinero extra para pagar esa deuda y no siempre tienes la certeza de que podrás cumplir ese compromiso.

Por el bien de tu presupuesto, no te endeudes con cosas que no tienes la certeza de que las podrás pagar.

Recuerda que ahora que te mudaste solo estás por tu parte. La independencia tiene un costo y no tiene por qué ser alto si aprendes a administrar y cuidar de tu dinero a tiempo. Atiende consejos y recomendaciones, toda la información positiva te ayudará en tu nueva vida.

Conocer tus finanzas personales te permitirá lograr el éxito en tus planes de vida y con Respaldo Financiero además de obtener préstamos para alcanzar algunos de tus sueños, te educas en esta importante área. ¡Contáctanos y checa las opciones que tenemos para ti!

[wp_show_posts id=”29246″]
¡COMPARTE CON TUS AMIGOS!

Noticias relacionadas

× Whatsapp Sucursal en Monterrey, Mx